[REVIEW] La masacre de Texas

Basada en una historia de Fede Álvarez y Rodo Sayagues, y escrita por Chris Thomas Devlin (del que entendemos es su primer largometraje), llega a la pantalla de Netflix «Texas Chainsaw Massacre», que dirige David Blue Garcia. Una secuela directa, advierten, del slasher estrenado en 1974.

Por @mauvais1

¿Vale la pregunta, de por qué no se admite en este canon la secuela de 1986 escrita y dirigida por el mismo Tobe Hooper? En general las siguientes seis entregas, remake de por medio, fueron un festín sangriento y no mucho más, perdiendo en su carrera mucho de lo satírico en pos de un horror actualizado y un constante homenaje del primero. Olvidando dar nuevos aires a una historia que no hacía más que repetirse y reiniciarse.

Puede que existan varias cuestiones para esta secuela tardía, y más allá de lo económico que claramente lidera la lista, la historia escrita por Chris Thomas Devlin proviene de una idea original de Fede Álvarez y Rodo Sayagues (dúo creador de Don’t Breathe y su secuela). Texas Chainsaw Massacre no llega a construir un thriller de horror a la altura de Evil Dead (remake de 2013 que los catapultó a la fama internacional), pero sí una experiencia muy cercana a los temas que la original trató con tanta mofa y horror.

Más allá de eso, la película es un refrito de la homónima original aunque bien asentada en los años que vivimos. Lejos de toda mención a la pandemia que azotó el mundo en los últimos dos años y pico, sí hará hincapié, en un ritmo satírico y poco sutil, de la sociedad actual y sus vicios y bondades. Si en el original era un grupo de jóvenes viajeros revisitando sus raíces, los dos hermanos, y un viaje exploratorio de la América profunda, por parte de los otros; ahora es un negocio inmobiliario y mucha adrenalina hípster de las nuevas generaciones.

Ya no hay un cruce entre el Estados Unidos de pueblo chico exótico y de a poco desapareciendo y las generaciones posteriores. Ahora se interna en un vacío, un pueblo literalmente fantasma, donde los protagonistas intentan construir un hogar lejos de las ciudades y sus contaminantes. Es una reflexión interesante que procesa los cambios en los últimos casi cincuenta años desde que se vio su antecesora.

Melody (Sarah Yarkin), su hermana adolescente Lila (Elsie Fisher) y sus amigos Dante (Jacob Latimore) y Ruth (Nell Hudson) viajan al remoto pueblo de Harlow (Texas) para montar un negocio. Básicamente compraron el pueblo para uso exclusivo de sus proyectos, expulsando en el proceso todo lo que pudo ser parte de su idiosincrasia. Solo edificios y nada de locales, extravagantes o no. En el edifico donde funcionaba el orfanato se encuentran con la última habitante del lugar. Una anciana, chapada a la antigua, que conocen por casualidad. Es que frente al edificio aún cuelga una bandera confederada, «the Stainless Banner». Dante, horrorizado, decide quitarla antes de que lleguen los inversores, vean ese estandarte y decidan retirarse de la subasta.

Es claro el planteo, lo que fue barato sucio y caótico, tanto en historia como ciertamente en producción, ahora se convierte en un producto limpio y correcto, también en ambas formas. Es lo que deja entrever, lo que propone con sus chanzas sobre «cancelación», «corrección política y moral». Por parte del cuarteto protagonista se dan todos los chiché; criticas a la masculinidad toxica, uso de armas. Además plantea una vez más el tema sobre el capitalismo y la destrucción de las pequeñas economías. Antes eran los desempleados del matadero, hoy directamente es la compra del pueblo. No habrá mención a las familias y los tipos, puesto que ahora se centra en personajes individualistas y sus búsquedas, no de oportunidades, más bien de invertir en sueños propios, lejos de lo que hoy son las metrópolis anónimas.

La historia es un refrito decíamos, una actualización tal vez cuadre mejor, porque la metáfora está en que la anciana custodia en ese vetusto orfanato, no solo sentimientos políticos hoy cancelados como lo racial, también el horror que habitó hace tanto tiempo el lugar. Es la última de su clase, la guardiana, una Medea o Ariadna que mantienen la memoria de lo que fue y tranquilizan al monstruo de antaño.

Una vez desatado el horror el espectador verá que allí también hay respeto por la obra, en la sangre y el gore que solo aumentará hasta momentos de verdadera carnicería con motosierra de por medio. La escena del autobús es tan desquiciada como graciosa.

Aquí la «final girl» es una sobreviviente que debe aprender nuevos niveles de violencia, no es una inocente brutalmente transformada, no pasa por la sangre primigenia para convertirse en mujer en todo su derecho, llega siéndolo aunque adolescente como victima de otros horres que resultan no solo realistas, en el Estados Unidos contemporáneo, también más temible. El juego de Lila (Elsie Fisher) y su historia es el comentario más sardónico y feroz de la película. Porque no hay genero cinematográfico que pueda emular, con mascaras de cuero o motosierras de por medio, lo que ella ha vivido.


Título: La masacre de Texas

Título original: Texas Chainsaw Massacre

Año: 2022.

Dirección: David Blue Garcia.

Guion: Chris Thomas Devlin. HistoriaFede Álvarez, Rodo Sayagues.

Reparto: Elsie Fisher, Moe Dunford, Jacob Latimore, Sarah Yarkin, Olwen Fouere, John West Jr., Alice Krige, Nell Hudson, Mark Burnham, William Hope, Jessica Allain, Sam Douglas, Jolyon Coy.

Producción: Legendary Pictures, Bad Hombre y Exurbia Films.

DistribuidoraNetflix.

Melody, su hermana adolescente Lila y sus amigos Dante y Ruth viajan al remoto pueblo de Harlow (Texas) para montar un negocio muy idealista. Pero su sueño se convierte en una auténtica pesadilla cuando molestan sin querer a Leatherface, el desquiciado asesino en serie cuyo sangriento legado sigue acechando a los habitantes de la zona, entre ellos Sally Hardesty, la única superviviente de su masacre de 1973, decidida a vengarse a muerte.

Acerca de Marco Guillén 3937 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.