[REVIEW] Perfect Blue: Un thriller psicológico con todas las letras

¿Qué pasa con una joven idol cuando decide hacer un cambio de carrera para ser una «actriz seria»? ¿Es eso lo que ella realmente quiere? ¿Y que son estas cosas que alguien escribe online, haciéndose pasar por ella, con detalles tan acertados que asustan? ¿Quién es esa persona que la acosa a donde sea que vaya?

Por @Caty90

Perfect Blue (1997) es la opera prima de Satoshi Kon (Paprika 2006), y nos presenta a la ex-idol, Mima Kirigoe, una joven que viajó a Tokio para unirse al grupo CHAM y a quien ahora se le presenta la oportunidad de convertirse en una actriz hecha y derecha. La joven Mima quiere triunfar y hará lo que sea para conseguirlo, incluso si no está segura de sus elecciones.

Y es que ese es el punto. Desde el primer momento en el que se pone la posibilidad de ser actriz sobre la mesa, Mima parece no tener elección. Incluso vemos los puntos de vista de Takodoro, su manager, quien empuja por el cambio ya que «ser idol no genera ganancias» y Fumi, la asistente personal de Mima, quien insiste en que Mima vino a Tokio para ser idol y que debería seguir en ello. Ni una vez vemos a Mima opinar, e incluso se la presenta dudosa pero determinada a tener éxito, por lo cual lleva a cabo todo lo que diga su manager, ya que es «lo que debe hacer para triunfar» y «no puede ser quisquillosa con las escenas» si quiere triunfar.

Fleibur. Twitterren: "Mima, de Perfect Blue, que pasa por el conflicto de lo que implica ser una mujer famosa en la industria japonesa del espectáculo… https://t.co/EX0CsHboc5"

Pero todo se empieza a complicar cuando Mima recibe una carta con un link a un sitio web, La Habitación de Mima. Pero mientras comienza con el rodaje de su primer rol profesional, observamos sus dudas y sus miedos, especialmente cuando siente que todos la ven solo como una idol, virginal, pura y encantadora, pero no como una actriz seria. Mientras ella lidia con este posible acosador, sus dudas y miedos, una carta dirigida a ella explota en la cara de su manager y pone a todos en un estado de frenesí.

Son ese ataque y las sucesivas decisiones laborales de Mima las que la empiezan a confundir. El quiebre que pone a la joven actriz al borde de un ciclo autodestructivo es cuando, con cierta malicia, el escritor de la serie en la que participa decide ponerla en una escena de violación. Ya que las idols deben tener, como ya mencionamos, una imagen especifica, usualmente de pureza (no pueden tener novios por ejemplo) y el rol sería el punto de no retorno para su carrera, lo que genera en su mente la pregunta: ¿Es esta la verdadera Mima? ¿Es esto lo que ella de verdad quiere?

No Solo Gaming: Perfect Blue, una joya del anime

La trama se desarrolla con foco en el estado mental de Mima, quien empieza a verse a sí misma en todos lados, con su look de idol, lidiando con los lados de su personalidad: la que quiere ser actriz y complacer a todos y la que quiere seguir con su sueño inicial de idol y divertirse con el grupo con el que comenzó. Todo mientras empieza a notar un hombre que siempre está cerca y observándola, lidia con trabajos arriesgados y que la exponen, las opiniones de todos alrededor, quienes siempre parecen tener más vos que ella. Sus delirios crecen a la par que la amenaza contra su vida, alimentada por un blog que clama ser la verdadera Mima y que acrecienta los delirios de los fans que no están felices con las decisiones personales de la actriz.

La obsesión, la imagen personal, la carrera laboral y las presiones de la gente en general son el foco de esta historia, que te mantiene al borde de la silla de principio a fin mientras intentas descifrar que es real y qué no, todo mientras nos preguntamos quien es el asesino que tiene por objetivos todas esas personas que parecen atacar poco a poco la imagen virginal de idol de Mima. Nada es lo que parece y no es hasta el acto final del film que vemos quien es quien en esta historia, donde realidad y obsesión caminan una línea muy fina, que ni nosotros como observadores externos podemos ver.

Coleccionista de mil Historias : En pantalla: Perfect Blue

Perfect Blue (1997) sabe poner el thriller en la historia y narrar paso a paso como la obsesión puede consumirlo todo y como, a veces, incluso aquellas personas que nos generan más confianza pueden no tener las mejores intenciones en mente, al punto de hacernos dudar que es real y que es fantasía. Un clásico que debería estar en el centro de atención.


Título: Perfect Blue (1997)

Dirección: Satoshi Kon

Guion: Sadayuki Murai. Novela: Yoshikazu Takeuchi

Mima es la cantante de un famoso grupo musical japonés. Debido al fracaso de ventas de sus discos, su mánager decide apartarla del grupo y darle un papel en una serie de televisión. Mima cae entonces en una profunda depresión que la lleva a replantearse su vida y su carrera, pero su crisis se agrava cuando descubre que su vida está al alcance de cualquiera en Internet y que alguien la está vigilando. Cuando la serie empieza a emitirse por televisión, Mima comprueba que la ficción se reproduce en su vida real: sueño y realidad se confunden hasta el punto de cuestionarse su propia identidad. El desarrollo de los acontecimientos y su propia intuición llevarán a la protagonista a un desenlace absolutamente inesperado…

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.