[REVIEW] Warrior Nun: Líbranos del mal

La nueva serie de Netflix llamó la atención con su enérgico trailer y prometía ser un típico placer culposo, pero lamentablemente falla en su ejecución.

Por @Nicolas_S91

Inspirada en Warrior Nun Areala, el comic estilo manga (también denominado amerimanga) creado por Ben Dunn, La Monja Guerrera cuenta la historia de una joven de 19 años que despierta en la morgue con una nueva oportunidad en la vida y un dispositivo divino incrustado en la espalda. Así, descubre que ahora forma parte de una antigua orden encargada de luchar contra los demonios en la Tierra, mientras poderosas fuerzas que representan al cielo y al infierno buscan encontrarla y controlarla.

Si la premisa les parece genérica, déjennos decirles que no se equivocan. Esta nueva producción de Netflix busca capturar el elusivo éxito de las series de temática sobrenatural ambientadas en nuestros tiempos, algo que ya intentaron con Wu Assassins, V Wars y The Order, por nombrar las más recientes. Sin embargo, ninguna logró sobresalir y sucumbieron a la tan temida cancelación (exceptuando a The Order, que el mes pasado y muy silenciosamente estrenó su segunda temporada). Ahora bien, ¿qué es lo que falla en estos casos? Por nuestra parte, lo que percibimos es una conjunción entre el escaso y mal orientado marketing, el cual no logra ni despertar interés ni llegar a una suficiente cantidad de personas, y una pobre ejecución que no cumple ni con la más baja de nuestras expectativas.

warrior-nun.jpgquality70stripall

Warrior Nun había tenido la ventaja de sobresalir gracias a un tardío pero más que efectivo avance, el cual nos prometía una ridícula (en el buen sentido) historia cargada de efectos especiales sorprendentemente decentes y mucha acción… Pero desafortunadamente fuimos timados, una vez más, por un gran equipo de edición que logró capturar lo mejor de un producto y venderlo en 2 minutos.

El problema principal de esta serie, al igual que en la mayoría de las producciones actuales del gigante del streaming, radica en su excesivo relleno. Si bien los capítulos duran un promedio de 45 minutos, gran parte de estos se sienten innecesarios. Incluso en el piloto, que es donde generalmente se presentan los personajes y la problemática, nos topamos con que lo único que puede ser de nuestro interés (y para beneficio de la trama) transcurre sólo en el inicio y el final… y así sucede en los 9 episodios restantes de la temporada.

f1280x720-294145_425820_5050

Por el lado de la historia central, esta es tan absurda como esperábamos e insistimos, no es algo negativo si uno busca entretenimiento puro para descomprimir un poco el cerebro, por decirlo de manera burda. Sin embargo, al inicio de la temporada se nos presenta una opción mucho más interesante y digna de contar. Estamos hablando de Areala de Córdoba, una de las guerreras más feroces de la historia y la portadora original del dispositivo divino que ahora reside en la espalda de Ava (Alba Baptista). En tan solo unas escenas a modo de flashbacks presenciamos lo que pudo ser si el foco de atención se ponía en ella en lugar de la poco carismática protagonista.

La serie acierta (a medias) en el tono, ya que no se toma a sí misma en serio e incluso se permite divertirse con lo que ocurre, con recursos como la voz en off del personaje principal utilizada para emitir comentarios sarcásticos sobre los eventos a los que ella se enfrenta, como el descubrimiento de sus poderes o la revelación sobre su naturaleza… aunque es una lástima que su ejecución sea tan esporádica como previsible.

1366_2000

Dejando en paz a La Monja Guerrera, debemos agregar que esperábamos más de un producto que tenía a David Hayter (X2: X-Men United, Watchmen) como uno de sus guionistas y a Simon Barry en el rol de showrunner, principalmente teniendo en cuenta que este último trabajó en la exitosa Van Helsing y es el creador de las más que respetables Continuum y Bad Blood, pero todo indica que esto pasará al cajón de los olvidados junto a Ghost Wars, su más grande fracaso hasta el día de la fecha…

Tal vez, y solo tal vez, su destino hubiera sido diferente si eran más fieles a sus orígenes y decidían adaptar dicho amerimanga en una serie de animación para adultos influenciada por el animé, tal y como sucedió con las destacadas Castlevania y Seis Manos. Y no lo decimos solo por el estilo, sino también por la capacidad de sintetizar y explorar su lore sin inhibiciones.


Título original: Warrior NunMV5BMDg4NTQ2ZDgtMzI5Zi00Mzc1LTk0ZWQtZTI5ODhkNWY5NzdlXkEyXkFqcGdeQXVyNjEwNTM2Mzc@

Año: 2020

País: Estados Unidos.

Dirección: Simon Barry (Creador), Jet Wilkinson, Mathias Herndl, Agnieszka Smoczynska y Sarah Walker.

Guion: Simon Barry, David Hayter, Amy Berg, Matt Bosack, Terri Hughes Burton, Suzanne Keilly, Sheila Wilson y Ben Dunn.

Fotografía: Christopher LaVasseur, Imanol Nabea

Reparto: Alba Baptista, Toya Turner, Lorena Andrea, Kristina Tonteri-Young, Thekla Reuten, Joaquim de Almeida, Sylvia De Fanti, Dimitri Abold, Guiomar Alonso, May Simón Lifschitz, Óscar Foronda, Sinead MacInnes, Melina Matthews y Liam McMahon.

Productora: Reality Distortion Field. Distribuida por Netflix.

Género: Serie de TV. Acción / Fantasía.

Una joven huérfana despierta en una morgue y descubre que una secta secreta de monjas cazademonios le ha conferido superpoderes.

Advertisements
Acerca de Nicolás Socci 1060 Articles
Periodista, cinéfilo, fanático de Dragon Ball, Star Wars y La Dimensión Desconocida.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.