[REVIEW] Tom y Jerry: No, gracias

Vuelve el cine, vuelve Tom, vuelve Jerry y volvemos a recordar una de las cuestiones esenciales del séptimo arte y de la gran pantalla: «¿Porque existe esto?»

Por @RockaOnTheGo

Uno no tarda ni un minuto en caer en la cuenta del error que fue haberle dado una oportunidad a esta nueva encarnación del clásico de ayer, hoy y tal vez no mañana que es Tom y Jerry.

La mayor preocupación que uno puede tener antes de acomodarse el barbijo en la butaca, es que cada 5 minutos le cueste volver a meterse en la película, por la mezcla forzada de la dupla animada en un mundo moderno. Por suerte han logrado que Tom y Jerry se sientan mayormente parte de una película post-2000, es una lástima de todas maneras que ese nuevo hogar que encontraron sea una película de Tim Story, y que se sienta tan levemente post-2000. Story es un director muy activo y ecléctico, con ya demasiadas entradas interesantes en su filmografía, donde el «intento de adaptar Tom y Jerry al 2021» se siente extrañamente apropiada. La Barberia, Taxi, la ahora saga de comedias Ride Along y por supuesto esos iconos representativos de lo que era el cine comercial en los 2000s que son las dos películas de Los Cuatro Fantásticos.

Rápidamente pueden identificarse las razones por las que a lo largo de poco más de hora y media de película las piezas nunca logran cuajar como debería. Los personajes que hacían mucho más que simplemente «sostener» la atención de millones con sus enfrentamientos mudos están ahora dirigidos por un realizador que ve necesario que extras o personajes prácticamente inexistentes intervenga la acción con líneas de diálogo al voleo, donde sólo podemos presumir, tienen una intención cómica. Se puede palpar lo incómodo que se siente trabajando en el estilo propio del amado dibujo animado devenido a propiedad intelectual empresarial.

La economización narrativa usualmente se utiliza para los aspectos a los que se le quiere dar menos atención, y en una versión con más orgullo propio esta película trataría de invertir la menor cantidad de tiempo en pantalla a como la protagonista humana crea el pelotero creativo para las aventuras de Tom y Jerry. En este caso, vemos el ejemplo contrario; la película descansa en toda escena sin sus verdaderos protagonistas y trata de limitar cada escenario puramente suyo. Sin dudas no se dispone del presupuesto, monetario ni creativo, como para entregar hora y media de entretenimiento animado. Sus intenciones entonces son transparentes: esperan que una comedia reciclada de 2007 pueda mantener la atención de una audiencia a la que consideran… maleable, por usar una palabra más decente.

Suele ser un diagnóstico mucho más usual a la hora de hablar de actuaciones, pero esta vez parece ser el director quien fue erróneamente casteado para liderar este proyecto en particular. Incluso los contados momentos en que se intenta recrear algo similar a aquellas clásicas secuencias de antaño, carecen totalmente del ritmo innato de las mismas. Story parece haber producido de forma decente y llevado el proyecto a donde se siente más cómodo, y quizás todo podría haber llegado a mejor puerto si le hubiese entregado las riendas de la dirección a alguien más interiorizados con los conceptos básicos de animación. No porque la animación en sí sea el problema de la cinta, sino todo lo contrario: conceptos de animación como la anticipación, acción complementaria y la desaceleración le enseñan a uno que no alcanza con que Tom y Jerry estén en la película, sino que deben complementarse con que el resto de la misma sea sobre Tom y Jerry.

Por momentos, hay secuencias que fueron afortunadamente dejadas en manos de los animadores para brindarle esa chispa tan necesaria pero a cuenta gotas. Cómo un revulsivo que cambia la imagen del equipo cada vez que deja el banco de suplentes, aunque el técnico le dé apenas los últimos cinco minutos para cambiar la historia. Después de sufrir todo el partido esos pocos minutos de emoción terminan sintiéndose como otra cachetada, más que como un oasis en el desierto.

No es una sorpresa que esta nueva versión dos mil veintiunera del gato y el ratón no alcance las alturas de sus mejores tiempos. Sería ciertamente necio pretender algo así desde el vamos. Lo que sí es una verdadera pena es que falle tan puntualmente en las fortalezas más valiosas del material original, y que no sea tampoco para priorizar un encanto o personalidad nuevo, propio y destacable.

En sus épocas doradas, el golpe de cada martillo que no lograba conectar con Jerry y el de cada golpazo que terminaba pegando Tom tenían su impacto no sólo por los dientes que volaban por los aires sino por la orquesta que los acompañaba, la tranquilidad que anticipa la hecatombe y la pausa que saben tomarse al final. Son, porque todavía pueden disfrutarse como siempre, obras compuestas con perfecta intención y ejecución. Esta película en cambio, ya tenía fecha de vencimiento expirada al momento de la elaboración. Está correctamente estructurada, puede acercarse a lo aceptable, pero en ningún momento se siente que alguien involucrado en su producción haya querido que sea algo más que eso.

Nadie quería volver al cine para esto.

Puntaje: 2/10


Título: Tom and Jerry

Dirección: Tim Story

Guion: Kevin Costello (Personaje: William Hanna, Joseph Barbera)

Reparto: Chloë Grace Moretz, Michael Peña, Rob Delaney, Colin Jost, Ken Jeong, Pallavi Sharda, Jordan Bolger, Daniel Adegboyega, Ajay Chabra, Janis Ahern, Leandra Ryan, Jeremy Ang Jones, Eleanor Fanyinka, Christina Chong, Marc Wesley DeHaney, Mike Capozzola, Kerri McLean, Camilla Rutherford, Camilla Arfwedson, Craig Stein, Joe Bone, Fuzuli Khabibillaev, Densil Jones

Productora: Warner Animation Group, Hanna-Barbera Productions, Warner Bros. Animation, Keylight Entertainment Group, Lin Pictures, Turner Entertainment, King Features Syndicate (Distribuidora: Warner Bros. Animation, HBO Max)

Adaptación del clásico propiedad de Hanna-Barbera, que revela cómo Tom y Jerry se conocieron y se desató su rivalidad.

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.