Le Chalet: Para que haya traición, debe haber confianza primero

“El día se marchaba, el aire oscuro a los seres que habitan en la tierra quitaba sus fatigas; y yo sólo me disponía a sostener la guerra, contra el camino y contra el sufrimiento que sin errar evocará mi mente”

Dante Alighieri – La Divina Comedìa

Por @mauvais1

Netflix estrenó en estos días una serie co-producida con Dajma de origen francés, creada por Camille Bordes-Resnais y Alexis Lecaye, conocidos en las tierras galas por su labor televisiva como director y productora. Una rocambolesca historia de venganza, que recuerda, por su retorcido acercamiento, su descomunal y artificiosa artimaña, a los tan franceses relatos como El conde de Montecristo de Alejandro Dumas (padre) o por qué no a Pierre Choderlos de Laclos con su Las amistades peligrosas, este en particular desde su concepción ya que la misma era una vendetta del escritor hacia ese mundo que jamás tuvo acceso total. Pero sucede que a diferencia de ellos, que supieron utilizar el sarcasmo y la ironía, Le Chalet parece tomarse demasiado en serio el atiborrado circo que monta.

Le-Chalet-1


Un grupo de amigos de vacaciones en un apartado chalet de los Alpes franceses se ve atrapado en una trampa mortal cuando un oscuro secreto del pasado sale a la luz. Esta pequeña villa, es un desolado paraíso que el abandono parece plastificarla cual sector de Disney dedicado a la campiña tirolesa, por lo menos extraño. Una belleza blanca, verde y falsa. Los habitantes se han marchado de a poco y solo quedan dos familias; los Personnaz y los Genesta. Dueños, ellos, ahora de casi todo el lugar que quieren convertir en un mega emprendimiento turístico. Los amigos, que vienen por la inminente boda de uno de ellos, son los descendientes de estos emprendedores.

Pueblo apartado en la montaña, amigos reencontrados, viejos secretos, rencores de un pasado que no todos recuerdan de la misma manera, ancianos taciturnos y viejos eremitas que habitan cabañas. Todo parece conjurarse aquí para que el drama, con escenario ya montado, despliegue sus obscenos ardides. Ni que decir sobre la configuración de esta serie, que desde el inicio habita tantos lugares comunes. Netflix parece adorar el thriller que se pergeña en pueblitos simpáticos, cascaras brillantes que son un ensayo en menor escala de la sociedad y en esos pasados que como fantasma shakesperiano llegan para manosearlo todo, para reflotar miserias tan bien escondidas que se creen olvidadas. Así de dramático, como Dark, Réquiem y sin olvidar Stranger Things. Pero aquí no se valdrán de eventos supraterrenales para desencadenar el río de sangre como muestran los títulos. Cuestión que hace atractivo el evento es justamente que esta vez es solo la inteligencia humana y sus rebuscados planes quienes deleitarán a los espectadores, que aunque y a pesar del pacto ficcional que crea toda dramatización, empujará hasta límites un tanto incómodos.

le-chalet-serie-tv-netflix-trama-cast

Por un lado estamos en la actualidad con esa reunión de viejos camaradas y a su vez corre en paralelo la historia de todos ellos veinte años atrás. Se resolverá así el misterio de ambas líneas temporales a la vez, porque una es la llave para comprender la otra. Por supuesto que exonerándola un poco de los mentados clichés al uso, es el elaborado plan que los reúne una suerte de juego que plantea demasiados baches y pende por momentos de demasiadas circunstancias aleatorias. Descabellado, retorcido;  desde que Edmond Dantès comenzara con la reivindicación de su historia y nombre, la ficción nos habituó a este tipo de estratagemas para contar la “venganza”, inaugurando de alguna manera un nuevo concepto del “ojo por ojo”. No es solo la eliminación de uno, se expande absorbiendo su entorno, alejando todo concepto de justicia. Siendo  injurioso antes que reparador. Pero aquí ese exceso, fundamental en la trama puesto que convierte a la víctima en el oscuro antagonista a derrotar o no, es poco explorado en pos de mantener un misterio; que termina por alejar al espectador de esos sentimientos encontrados. Hasta quizás cae, no sabemos si de manera consiente, en la arbitrariedad de justificar, quitando la posibilidad de hacerlo aquellos que ven la serie.

Chalet-Season-1

Debemos también tener en cuenta que tales fantasías deben sostenerse no solo en premisas plausibles, también en personajes que estén acorde a las demandas e intérpretes que los sostenga. Armonía que Le Chalet no logra en ambas cuestiones. Irregular elenco con irregulares personajes, tantos que algunos son solo pinceladas gruesas, los personajes tendremos que aclarar aquí. Nadie es malo porque sí, necesita un proceso un trasfondo que ayude a comprender sus acciones. Codicia, celos, obsesión, amores no correspondidos, traición, envidia, todo allí llenando a unos y vaciando a otros, desequilibrando en general, bidimensionando los personajes. Haciendo que actores como el solvente Manuel Blanc se vea mediocre en su Jean-Louis Rodier, o la destemplada Emilie de Preissac como Adèle y el descuido a un actor de talla como Eric Savin, con ese siempre taciturno Etienne Genesta. En fin, la lista puede ser larga.

Podríamos citar a su favor que la cacería no se hace esperar, que la producción se realizó en un sitio real que saben aprovechar con la fotografía de Marc Romani, a la que nada ayuda la musicalización de un poco inspirado Samuel Hercule. Una suerte de pasatiempo será para el espectador que consumirá sin esfuerzo y, según cree este humilde reseñador, no extrañará si no termina los seis episodios.


le_chalet_tv_series-436614593-large

Título: Le chalet

Guion y Dirección: Alexis Lecaye, Camille Bordes-Resnais

Música: Samuel Hercule

Fotografía: Marc Romani

RepartoChloe Lambert, Philippe Dusseau, Emilie de Preissac, Marc Ruchmann, Eric Savin,Blanche Veisberg, Nicolas Gob, Maud Jurez, Manuel Blanc

Un grupo de amigos de vacaciones en un apartado chalet de los Alpes franceses se ve atrapado en una trampa mortal cuando un oscuro secreto del pasado sale a la luz.

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 1905 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

4 Comments

  1. No puedo estar más en desacuerdo con su opinión,a mí me ha parecido justo lo contrario.
    Con lo que menos de acuerdo estoy es con lo que usted dice sobre no llegar ni a terminarla porque si algo tiene esta serie es que es adictiva.

  2. Es de miedo…no puedes dejar de verla, pero de a poquito ya que es fuerte, densa, inteligente.
    A diferencia del cine gringo, ligth, sin diálogos , incapaces de mostrar un drama más allá de lo evidente…con Poe y Brando se les acabó la inteligencia.

  3. No estoy de acuerdo con la reseña. Me encantó!!! La música hermosa. El entorno natural, precioso. No tiene baches. El primer capítulo lo ví dos veces para fijar los nombres de los personajes. Excelente serie!!!

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Le Chalet: La miniserie francesa llega a Netflix
  2. Omar Sy interpretará a Arsène Lupin en la nueva serie francesa de Netflix

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.