5 razones para ver… «ONE PIECE»

«One Piece» es uno de los manga-animé más longevos y populares de la historia. A continuación, te daremos cinco motivos por los cuales deberías empezar esta serie cuanto antes.

Por Nahuel Arturo (@nahuutwm)

El 19 de julio de 1997, en la revista Weekly Shonen Jump, Eiichiro Oda daba luz a la historia de Monkey D. Luffy, un joven que partía hacía el mar para convertirse en el rey de los piratas. De esta manera, nacía One Piece. Tras su éxito en ventas, Toei Animation se haría cargo de su adaptación al animé y así fue que el 20 de octubre de 1999 se estrenaría el primer capítulo de su versión animada titulado “Soy Luffy! ¡El hombre que se convertirá en el Rey de los Piratas!”. A día de hoy, tras casi 25 años de la primera publicación de su manga y tras 22 años del inicio de su animé, sigue tan vigente como en aquellos tiempos y te contamos por qué.

Eiichiro Oda

En muchas obras, es normal que los estudios de animación trabajen la adaptación con ciertas libertades creativas. Debido al calendario apretado de los mangakas, muchos de ellos no cuentan con el tiempo necesario para dibujar su obra y, al mismo tiempo, encargarse de supervisar la versión animada. Oda, maestro de la meticulosidad, y con una pasión desbordante por su trabajo, es la excepción a la regla y no solo fue el primer encargado en diseñar los modelos de los personajes para la versión animada, sino que también está constantemente supervisando la obra. Tal es así que incluso deja anotaciones sobre qué imágenes pueden mostrar en los openings o qué elementos de la obra pueden o no tocar en las películas. A su vez, aprovecha la versión animada para sugerir la introducción de escenas extra que ayuden a expandir aún más el universo de su obra y que, por tiempos y ritmo narrativo del manga, debe dejar de lado o resumir en pocos paneles. El animé de One Piece, entonces, se vuelve la versión ampliada y mejorada del manga de Oda.


La construcción de su mundo

Intrínsecamente relacionada al punto anterior debemos mencionar la construcción del mundo de One Piece. Eiichiro Oda construyó una historia superficialmente sencilla pero sumamente compleja en profundidad. El mundo de One Piece está dividido en cuatro grandes mares que, a su vez, están atravesados por un gran continente de tierra rojiza en sentido meridional de nombre “Red Line”. Sumado a esto, también existe un gran mar que atraviesa el mundo en sentido ecuatorial de nombre “Grand Line”. Este mundo está en gran parte recubierto de agua y sus países o reinos están ubicados en diversas islas.

Cuenta la leyenda que el gran pirata Gold Roger escondió su gran tesoro en la última isla del “Grand Line” y quien quisiera poder, riqueza y fama podría conseguirlo si reclama su tesoro. Esto dio pie a la gran era de la piratería donde miles de personas se hicieron a la mar en busca de conseguir el famoso tesoro. Entre ellos, nuestro protagonista Monkey D. Luffy, motivado por su gran amigo y maestro: Shanks. Sin embargo, esto no será tarea sencilla debido a que, para llegar a esa última isla, deberán atravesar el extraño clima y peligros del Grand Line esquivando al mismo tiempo a otros poderosos piratas, a la marina y al gobierno mundial, los tres grandes poderes de este mundo ficticio.

Por otro lado, no queremos dejar de mencionar que, debido a la inmensidad de este mundo ficticio, Oda suele ir dejando pistas ya sea de información, nombres de personajes venideros, mitología o plantando pequeños conflictos que explotarán más adelante en la historia. De este modo, sucesos que ocurren en los primeros capítulos del animé y que parecen insignificantes pueden tener una gran repercusión en eventos que terminan de desarrollarse 500 capítulos después, estos pudiendo influir en nuestros personajes principales o en el devenir de la configuración del mismo mundo de la obra. En este sentido, es natural que surja el sentimiento de estar presenciando una ventana hacía un mundo que vive y respira, de ser partícipe de una gran aventura y ser uno más de la tripulación de Luffy. Al mismo tiempo, la existencia de personajes que no están sometidos a la historia principal o que solo funcionan y se desarrollan en presencia de los protagonistas promueven esta sensación de movilidad y dinamismo propios de One Piece.


Personajes

Monkey D. Luffy es el protagonista de este animé, un joven de 17 años que se hizo a la mar con el objetivo de conseguir una tripulación y convertirse en el rey de los piratas. La banda del sombrero de paja o “Mugiwaras”, en su primera temporada, está conformada por: Zoro, un errante cazador de piratas con el objetivo de ser el mejor espadachín del mundo; Nami, una bella ladrona cuyo objetivo es dibujar el primer mapa del mundo entero; Usopp, un joven mentiroso cuyo objetivo es ser un bravo guerrero del mar; y Sanji, un caballeroso cocinero cuyo objetivo es encontrar el All Blue. Juntos entablarán una aventura atravesada por la amistad y que irá evolucionando conforme pasen los capítulos hasta convertirse en prácticamente una familia. Sus diversas personalidades y cómo estas interactúan y evolucionan a lo largo de la serie es uno de los grandes motivos del éxito de One Piece. No tienen relaciones estáticas, sino que estas irán fortaleciéndose o erosionándose respecto a las distintas decisiones o actitudes que los mismos tengan a lo largo de la serie. En este sentido, influye mucho la gran variedad y cantidad de personajes secundarios que irán conociendo en su aventura. Distintos sexos, razas y estatus sociales, pero siempre con una personalidad única que resalta del resto. En One Piece difícilmente encuentres dos personajes iguales ya sea por personalidad o diseño, y eso ayuda a crear la sensación de mundo vivo. A su vez, y aunque pueda parecer lo contrario, en esta serie no se rigen por arquetipos. Hay buenos, malos y otros que optan tomar la posición que más les convenga según el devenir de la historia. Si bien nosotros nos posicionamos desde el punto de vista de una banda pirata que deviene en héroes ocasionales, en el mundo de One Piece existen también piratas malvados. Los marines, encargados de detener a estos piratas, también comparten esta complejidad y habrá mucho cuestionamiento interno de parte de miembros de esta organización a lo largo de la historia. Por esto mismo, invitamos a que se aventuren en este animé y vayan descubriendo ustedes mismos a estos variopintos personajes.


El ingenio de sus batallas

Como todo buen shōnen de peleas, en One Piece los conflictos también suelen resolverse con golpes. Es aquí donde entra en juego las habilidades de los personajes, ya sea mediante las frutas del diablo –frutas que otorgan a quien se las coma determinadas características y habilidades a cambio de no poder nadar– o por habilidades de lucha cuerpo a cuerpo o espadas, en One Piece las peleas suelen desarrollarse con gran ingenio y, al menos en sus primeras temporadas, no gana el más fuerte sino quien sea más perspicaz para explotar la debilidad de su contrincante. Al ser una tripulación con varios personajes, la diversidad propia de este vasto mundo termina expandiéndose a sus peleas. Cada personaje utiliza diferentes métodos, desde la confrontación por fuerza bruta representada en Zoro, el “pega, corre y esquiva” de Usopp o la plasticidad propia de un hombre de goma como en el caso de Luffy, capaz de adaptarse a cualquier situación que se le presente. En cualquier caso, es innegable que tal como pasa en Jojo´s Bizarre Adventure, cada pelea es única y resultará en goce y carcajadas a partes iguales.


La cantidad de capítulos

La última razón puede parecer extraña. A día de hoy, One Piece cuenta con más de 1000 episodios en emisión y sigue transmitiéndose semana a semana, siendo este uno de los principales motivos que alejan al nuevo público de adentrarse en esta aventura. Sin embargo, este también es uno de sus puntos fuertes. La gran cantidad de misterios, personajes e historias que hay para contar en el mundo creado por Eiichiro Oda es tan vasta y rica que, para quien ya está inmerso en la obra, incluso suena a poco. Uno de los grandes mensajes de este animé es que no importa realmente el final, sino el viaje. Embarcarse y disfrutar cada momento del mismo es mucho más importante que estar pendientes de terminar rápidamente una obra y pasar a la siguiente. Puede que este punto sea incomprendido por aquellos que aún no han comenzado el viaje, pero bastará que se animen a iniciar este desafío, y cuando menos lo esperen serán un integrante más en la tripulación de los Mugiwara deseando que este viaje no termine nunca.

One Piece es el manga más vendido de la historia y uno de los animes más populares de la actualidad. Elegimos estas 5 razones, pero no son las únicas. Para terminar de descubrir el gran mundo construido por Eiichiro Oda, los invitamos a comenzarla. Actualmente se encuentra disponible en su totalidad por Crunchyroll y hasta el capítulo 130 en Netflix, con nuevas tandas de episodios agregándose periódicamente en la N roja.


Título original: One Piece

Años: 1999-Actualidad.

País: Japón.

Autor: Eiichiro Oda.

Dirección: Kōnosuke Uda, Junji Shimizu, Munehisa Sakai, Hiroaki Miyamoto, Satoshi Ito, Tatsuya Nagamine, Toshinori Fukuzawa, Hidehiko Kadota, Junichi Fujise, Yoshihiro Ueda.

Producción: Toei Animation.

Distribuidora: Crunchyroll y Netflix.

Relata las aventuras y desventuras de un pirata, Monkey D. Luffy, quien accidentalmente de pequeño comió una Fruta del Diablo, en particular una Gomu Gomu no Mi, que hizo que su cuerpo ganara las propiedades físicas de la goma, convirtiéndose en el hombre de goma. Luffy, después de dicho suceso, decide que se convertirá en el próximo Rey de los Piratas y para ello, deberá encontrar el «One Piece».

1 Trackback / Pingback

  1. [REVIEW] One Piece Film: Red | Cuatro Bastardos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.